• Forum Business Travel
  • Forum Business Travel
  • Forum Business Travel
  • Forum Business Travel
Patrocinadores fundadores
Patrocinadores

Las personas que viajan en las empresas son más felices

Las personas que viajan en las empresas son más felices

Aunque pueda parecer una afirmación arriesgada, viajar por motivos profesionales también es una oportunidad de crecimiento personal y, a la postre, una fuente de felicidad. Viajar implica aprender cosas nuevas, visitar lugares diferentes, relacionarse con otras personas. Los viajes no están exentos de estrés, pero bien gestionado puede ser incluso positivo. Forum Business Travel ha analizado en las sesiones de abril las ventajas e inconvenientes de los viajeros frecuentes.

Suscríbete a nuestra newsletter, con toda la actualidad del Business Travel


Desde hace un tiempo, una de las grandes tendencias del Business Travel es la que coloca al viajero en el centro de atención. Más allá de optimizar el programa de viajes desde el punto de vista económico, las empresas empiezan a comprender que un empleado satisfecho es más productivo. Esta filosofía se traslada al ámbito de los viajes para proporcionar la mayor satisfacción posible. El beneficio es para ambas partes

Forum Business Travel ha dado en esta ocasión un paso más para tratar los viajes de empresa desde un punto de vista psicológico, desde la perspectiva del bienestar personal. Es indudable que los viajes producen estrés, “pero bien gestionado, nos ayuda a estar más vivos y a sacar lo que llevamos dentro”, explica la doctora Paloma Fuentes, gerente de Felicidad de Mahou-San Miguel, un puesto indudablemente original, al menos en el panorama empresarial español.

La doctora Fuentes es una pionera que tiene muchas ideas para transmitir después de años de experiencia en el ámbito laboral. En su opinión, “el viajero de negocios sale de su zona de confort y eso implica trabajar la consciencia”. Según ha explicado en las sesiones de Forum Business Travel celebradas en Madrid y Barcelona, el gran problema de la felicidad, en la mayoría de los casos, es que está oculta. “La gente se para poquísimas veces para reflexionar y descubrir cómo se siente o por qué hace las cosas”, explica.

Una buena herramienta para aflorar esa consciencia es el mindfullness, que en esencia es una técnica para detener la mente y que resulta muy útil para reducir el estrés de los viajeros frecuentes. Por el lado positivo, los viajes “permiten trabajar la adaptación, el desapego, el cuidado de uno mismo, el cuidado del otro o la atención, entre otras muchas cosas”, añade la experta. Por muy contundente que parezca, la doctora Fuentes concluye que “las personas que viajan son más felices”.

Como explica Óscar García, socio cofundador de Forum Business Travel, los principios de la felicidad en el trabajo tienen que ver “cada vez menos con el salario y cada vez más con la posibilidad de desarrollarse personal y profesionalmente, viajar en mejores condiciones, contar con un buen ambiente laboral o tener flexibilidad y autonomía para conciliar la vida laboral con la familiar”. 

La gestora de viajes de empresa Silvia Magdaleno aporta recomendaciones a los travel managers para mejorar la satisfacción de los empleados viajeros: “por ejemplo, realizar encuestas internas, informar de los riesgos de cada destino, priorizar las rutas puerta a puerta, facilitar el disfrute de los programas de fidelización, evitar los vuelos con escalas o con salidas muy tempranas y proporcionar hoteles bien ubicados”. 

Dentro de las iniciativas que están adoptando las empresas para mejorar el bienestar de sus empleados, aunque no solo durante los viajes, destaca la de Ferrovial Servicios, que desde hace un par de años está desarrollando el programa Hasavi, diseñado sobre tres ejes: la nutrición, la actividad física y el cuidado personal. Su coordinadora, Belén Viscasillas, está convencida de que “las personas son o deberían ser el activo más importante de cualquier compañía”. 

El programa es voluntario y ha tenido una excelente aceptación. Entre las actividades que propone están los talleres sobre alimentación; las sesiones individuales y colectivas de autoliderazgo, control o empatía; las sesiones de mindfullness de los lunes; la escuela de padres o los retos online. El resultado de todo eso, según Viscasillas, aparte de los beneficios personales, “son los vínculos nuevos que se generan entre los integrantes de distintos departamentos, incluso de diferentes centros de trabajo”.